Se ha producido un error en este gadget.

sábado, 7 de junio de 2014

Adiós para siempre, mitad de mi vida, Un alma tan sólo teníamos los dos; Mas hoy es preciso que esta alma divida La amarga palabra del último adiós. ¿Por qué nos separan? ¿No saben acaso Que pasa la vida cual pasa la flor? Cruzamos el mundo como aves de paso... Mañana la tumba, ¿por qué hoy el dolor? ¿La dicha secreta de dos que se adoran Enoja a los cielos, y es fuerza sufrir? ¿Tan sólo son gratas las almas que lloran Al torvo destino?... ¿La ley es morir?... ¿Quién es el destino?... Te arroja a mis brazos, En mi alma te imprime, te infunde en mi ser, Y bárbaro luego me arranca a pedazos El alma y la vida contigo... ¿por qué? Adiós... es preciso. No llores... y parte. La dicha de vernos nos quitan no más; Pero un solo instante dejar de adorarte, Hacer que te olvide, ¿lo pueden? ¡Jamás! Con lazos eternos nos hemos unido; En vano el destino nos hiere a los dos... ¡Las almas que se aman no tienen olvido, No tienen ausencia, no tienen adiós!

No hay comentarios:

Publicar un comentario